Archivos Mensuales: junio 2015

Una mañana en la Feria del Libro de Madrid.

Fue la mañana del 6 de junio de 2015. Aunque setenta y un años más tarde, ese era para mí el Día D. Tenía una cita con mis lectores, para firmar ejemplares de Aro, el guerrero lobo. Era a las 12:30 h, en la caseta 131, de Ediciones Nowtilus.

El día acompañaba: un sol radiante iluminaba el verdor del Parque del Retiro, un día perfecto para visitar la Feria del Libro y hacerse con una buena novela histórica. Llegué media hora antes, pero enseguida me puse a firmar los ejemplares de la obra que la gente compraba allí mismo o ya había adquirido antes. Amigos, conocidos, desconocidos, gente que observaba la portada durante unos segundos, que tomaba un ejemplar en sus manos para hojearlo y que, en la gran mayoría de los casos, decidía dar una oportunidad a Aro y sus vacceos.

Gente de todas las edades, la mayoría adultos, aficionados al género y en busca de algo original con lo que disfrutar durante unas horas. De todos ellos, he de confesarlo, tengo que destacar a Jorge, un muchacho de 13 años, que le pidió a su padre que le comprase un ejemplar de Aro. Dicho y hecho; Jorge tomó el libro en sus manos, lo miró, lo remiró y decidió que se iba con él. Sólo lo soltó para que yo escribiese unas palabras de agradecimiento y de elogio por ser, a su corta edad, un gran aficionado a la novela histórica.

Así, entre unos y otros, pasó el tiempo, se agotaron los ejemplares que había en la caseta y llegó el momento de comer.

Para mí ha sido una experiencia inolvidable. Ojalá se repita en el futuro, ojalá el público disfrute con las aventuras de Aro y de los vacceos, y desee poder leer más sobre ellos. Tengo que daros las gracias a todos, amigos, familiares, conocidos y desconocidos, que os acercasteis hasta el Retiro a compartir conmigo unos minutos. Pero también os agradezco de corazón a los que no pudisteis ir, porque todos vosotros habéis decidido sumergiros en las correrías de aquellos hispanos de hace más de dos mil años y acompañarlos a lo largo de las páginas del libro.

Expectación a la hora de empezar.

Expectación a la hora de empezar.

Público de todas las edades.

Público de todas las edades.

Alejandro se interesó por los vacceos.

Alejandro se interesó por los vacceos.

Emi se llevó sus ejemplares firmados.

Emi se llevó sus ejemplares firmados.

María también quiso llevarse su ejemplar firmado.

María también quiso llevarse su ejemplar firmado.

Posando con mis queridos MariJo y Santi.

Posando con mis queridos MariJo y Santi.

Firmando.

Firmando.

Anuncios