Archivo de la etiqueta: historic

IX Premios Hislibris de Literatura Histórica: lista de candidatos.

Hislibris, web especializada en literatura histórica, ha publicado los candidatos a recibir los IX Premios Hislibris de Literatura Histórica, salidos de las votaciones de los usuarios de dicha web.

Los finalistas en cada categoría saldrán de los más votados por los usuarios de entre los candidatos publicados, votación que comienza hoy, 2 de abril, hasta el próximo 11 de abril.

En la categoría Mejor Novela Histórica 2018, contamos con ni más ni menos que 27 candidatos, entre los que me gustaría destacar Al servicio del Imperio, de Pedro Santamaría, un autor que se ha convertido en asiduo a esta cita gracias a su extraordinaria calidad y Vindolanda de Adrian Goldsworthy, un historiador experto en la Historia de Roma que esta vez ha escrito una novela que promete gran calidad (y en cuya lectura me sumergiré en breve).

La categoría Mejor Ensayo Histórico 2018 cuenta con 33 candidatos, con ensayos que tocan temas desde la Antigua Grecia hasta la guerra del Vietnam o una biografía de Gorbachov.

El premio a Mejor Autor Español 2018 cuenta con 23 candidatos, entre los que sólo hay una mujer, Olalla García por El taller de los libros prohibidos.

Ocho autores son los que aspiran a llevarse el premio a Mejor Autor Novel 2018.

Pulsa aquí para ver todos los candidatos y categorías.

Anuncios

Convocados los VIII Premios de Literatura Histórica Hislibris.

La web Hislibris, especializada en literatura histórica, publica hoy una entrada en la que incluye las Bases y Convocatoria de los VIII Premios de Literatura Histórica Hislibris.

Tras la ausencia de estos premios durante el pasado año 2017, la web vuelve con fuerza para entregarlos durante 2018. La novedad de las bases de este año es que serán los propios “hislibreños”, es decir, los usuarios registrados en la web (entre quienes tengo el honor de contarme) quienes propongan a los candidatos a ser premiados.

Las diferentes categorías son:

  • Mejor Novela Histórica 2017.
  • Mejor Ensayo Histórico 2017.
  • Mejor Autor Español 2017.
  • Mejor Autor Novel 2017.
  • Mejor Portada 2017.
  • Mejor Cómic Histórico 2017.
  • Mejor Labor Editorial 2017.
  • Categoría honorífica.

Recordemos que mi obra Aro, el guerrero lobo fue finalista en la categoría Mejor Novela Histórica 2015, y que un servidor lo fue en la categoría Mejor Autor Novel 2015 por la misma durante la anterior edición de los VII Premios Hislibris que se entregaron en 2016 en Santiago de Compostela.

Para que nos demos cuenta de la talla de estos premios, sólo basta mencionar a algunos de sus ganadores. Obras como La venganza del emperador (Gisbert Haefs) o El Cáliz de Melqart (Arturo Gonzalo Aizpiri), o autores como Santiago Posteguillo, Sebastián Roa o Pedro Santamaría han recibido alguna de las estatuillas (los entrañables Celedonios) que entrega Hislibris.

Podéis encontrar toda la información en esta entrada de Hislibris.

Desde aquí os animamos a participar en las propuestas y votaciones, y queremos desear mucha suerte para todos los participantes.

Los vacceos I: El país de los vacceos.

Esta es la primera de una serie de entradas para que aquellos que os decidáis a leer Aro, el guerrero lobo os familiaricéis con el mundo en que probablemente vivieron Aro y los demás personajes de la obra. Lo haré desde un punto de vista informativo, sin adelantar absolutamente nada del argumento de la novela. No va a haber spoilers. Sólo pretendo que a través de imágenes y comentarios breves, os hagáis una idea de cómo eran la tierra de los vacceos, Roma, Cartago y el Mediterráneo Occidental en la época en que transcurre la obra; para que conozcáis cómo vestían, dónde vivían o qué comían los vacceos, cómo iban armados sus guerreros… En definitiva, todo aquello que pueda ayudaros a imaginar mejor a los personajes de la obra cuando estéis leyéndola.

En esta primera entrada y mediante el mapa adjunto, os presento el país de los vacceos. Se corresponde con la cuenca media del Duero, lo que actualmente es el centro de Castilla y León: toda la provincia de Valladolid y parte de las de Zamora, Salamanca, León, Palencia, Burgos, Ávila y Segovia.

El país de los vacceos.

El país de los vacceos.

Las fronteras de este territorio nunca fueron fijas; cambiaban de manera continua, dependiendo de la fortaleza de los vacceos o de sus vecinos. Pero de forma aproximada, el río Astura (Esla) era la frontera con los astures. En el norte, la frontera con los cántabros y turmódigos era una línea entre los ríos Astura, Pisorica (Pisuerga) y Arlanza a la altura de Viminatium (Sahagún) y Segisamo (Sasamón). La frontera del este con berones, pelendones y sus parientes los arévacos no estaba muy definida. Al sureste y sur, el Sistema Central constituía la frontera con los carpetanos y vettones. Y por fin, al suroeste, el límite con los vettones estaría alrededor del Tormes. Por ejemplo, se sabe que Helmántica (Salamanca) perteneció unas veces a los vettones y otras a los vacceos.

En cuanto a las ciudades (oppida), mientras que la ubicación de algunas de ellas -como Pallantia (Palencia) o Cauca (Coca)- se conoce con exactitud, los arqueólogos e historiadores aún no se ponen de acuerdo sobre dónde se situaron otras, como Albocela, Amallóbriga o Intercatia. Yo no soy historiador, sino escritor, y por ello me he permitido elegir entre las distintas ubicaciones candidatas a haber sido una ciudad vaccea (oppidum), para ambientar mi obra. Las ubicaciones que se muestran en el mapa corresponden a las que yo considero más probables y, por tanto, he elegido para Aro, el guerrero lobo.

Portada de “Aro, el guerrero lobo”.

Esta es la portada de Aro, el guerrero lobo.
borrador_portada_2
Además del título, el nombre del autor, el de la editorial y el de la serie a la que pertenece la novela (novela histórica), se pueden ver en primer plano un casco de tipo Montefortino y una espada de antenas.

El casco de tipo Montefortino es un casco de origen celta, que originariamente no poseía las protecciones para las mejillas, pero que más tarde las incorporó. Este casco fue adoptado después por los romanos, hasta el punto de convertirse en el más popular entre los legionarios durante la época republicana. Solían ponerse crines de caballo teñidas o plumas en el pomo superior.

Sólo los guerreros celtas más poderosos o más adinerados podían permitirse el lujo de adquirir un casco; la mayoría de ellos combatía con la cabeza descubierta o con capacetes de piel o cuero.

La espada de antenas también es propia de los celtas. En el caso de los celtas hispanos (entre los que es encontraban los vacceos), la espada era más corta que la que usaban los galos; medía aproximadamente lo mismo que el antebrazo del guerrero.

Al igual que el casco de tipo Montefortino, los romanos quedaron tan impresionados por la efectividad de este arma que la adoptaron durante los últimos años de la Segunda Guerra Púnica, hasta convertirse en la espada “reglamentaria” de las legiones. Incluso la llamaron gladius hispaniensis, en recuerdo del origen de tan temible arma.

Tras estos dos objetos aparece un grupo de guerreros celtas cargando contra el enemigo.