Reseña de «Aro, el guerrero lobo» en historia con minúsculas.

Os presento una nueva reseña sobre «Aro, el guerrero lobo». Esta vez es Balbo, el administrador del blog Historia con minúsculas y colaborador de Hislibris quien la ha escrito. Desde aquí quiero dar las gracias a Balbo por su interés en leer mi obra y por escribir la reseña que podéis leer pulsando aquí.

Reseña de «Aro, el guerrero lobo» en el blog de Raquel Campos.

Raquel Campos ha publicado en su blog una bonita reseña de «Aro, el guerrero lobo». Podéis leerla pulsando aquí. Quiero agradecer a Raquel que haya leído mi obra y que la haya reseñado en su blog.

Portada de «Aro, el guerrero lobo».
Portada de «Aro, el guerrero lobo».

Los vídeos de la presentación de «Aro, el Guerrero lobo» en Toro.

A través de los dos enlaces que siguen podéis acceder a los dos vídeos de la presentación de Aro, el guerrero lobo que tuvo lugar el pasado viernes 15 de mayo en la Casa de Cultura de Toro.

Vídeo de la primera parte.

Vídeo de la segunda parte.

Presentación en Toro, el viernes 15 de mayo.

Empiezan las presentaciones de Aro, el guerrero lobo. Como no podía ser de otra forma, la primera de ellas será este viernes, 15 de mayo, a las 20:30 h, en Toro, el lugar donde nací, que llevo en el corazón, y donde transcurre buena parte de la acción de la obra.

El acto se celebrará en el Salón de Actos de la Casa de Cultura de Toro, y en él contaré con la colaboración de Don José Navarro Talegón, a quien tengo que agradecer de antemano su apoyo y sus ánimos desde que leyó el manuscrito. También agradezco a la Fundación González Allende y a la Casa de Cultura que hayan cedido sus instalaciones para celebrar esta presentación.

Sé que estaré rodeado por mis familiares y amigos y, cómo no, por todos aquellos que quieran asistir y compartir conmigo unos momentos agradables y que para mí serán inolvidables. No os preocupéis, será algo breve y seguro que se os hace ameno. No es mi intención aburriros con una charla soporífera. Al finalizar, firmaré ejemplares a cuantos lo deseen.

Anímate, acércate hasta la Casa de Cultura y conoce un poco más a Aro.

Invitacion_presentacion Toro

 

palacio_de_los_marqueses_de_castrillo
Casa de Cultura (Palacio de los Marqueses de Castrillo), http://www.rutasconhistoria.es

 

 

«Aro, el guerrero lobo», en ihistoriarte.com

La web ihistoriarte.com, dedicada a la Historia, dedica desde ayer un espacio a Aro, el guerrero lobo, recomendando su lectura a los visitantes de dicha página. Podéis visitar el artículo haciendo click aquí.

borrador_portada_2

VI Encuentros Hislibris.

Este próximo fin de semana, el del 17, 18 y 19 de abril se celebra en Murcia el VI Encuentro Hislibris.

En esta cita histórico – literaria se dan cita algunos de los mejores escritores de novela histórica en lengua castellana. Todos los actos que se llevan a cabo serán de libre acceso, por lo que los amantes de la historia y de la novela histórica podrán disfrutar asistiendo a los mismos.

Toda la información sobre este evento en este enlace:

VI Encuentro Hislibris (Murcia).

¡Animaos a asistir y disfrutad de estas jornadas!

«Aro, el guerrero lobo», en casa.

Hoy hemos recibido los ejemplares de Aro, el guerrero lobo que me corresponden por contrato. ¡Por fin tenemos a Aro físicamente en nuestras manos!

Augusto y Aro

Ha sido una sensación difícil de describir, tener el libro en mis manos, poder tocarlo, olerlo, pasar sus hojas y leer lo que hasta hace muy poco tiempo estaba en un archivo word o pdf en mi ordenador, o era un manuscrito impreso en casa para hacer correcciones.

La maquetación, el estilo de letra, la portada… Todo ha sido una nueva experiencia para mí, el resultado de la transformación de la criatura que imaginé y empecé a escribir hace tiempo en la obra que podrán disfrutar todos los lectores que estén dispuestos a adentrarse, como yo lo hice, en  el mundo de los vacceos.

Lector, te invito una vez más a que te atrevas a abrir las páginas de Aro, el guerrero lobo y disfrutes con su mundo y sus aventuras.

«Aro, el guerrero lobo» ya está a la venta.

Por fin ha llegado el momento. Aro, el guerrero lobo ya está a la venta.

Cubierta de Aro, el guerrero lobo.
Cubierta de Aro, el guerrero lobo.

Por el momento ya está disponible en formato ebook en Amazon y otras plataformas, y en unos pocos días podréis encontrarlo y adquirirlo en formato papel en librerías y grandes superficies, además de en plataformas digitales. Si no lo encontráis en vuestra librería habitual, os animo a que preguntéis a vuestro librero por él y lo pidáis, porque es casi seguro que lo tenga en su catálogo.

Espero que disfrutéis con la lectura de Aro, el guerrero lobo y conociendo el mundo de los vacceos tanto como yo lo he hecho escribiendo esta historia para vosotros.

Los romanos I: La República.

La Roma de la Segunda Guerra Púnica -finales del s. III a. C. a principios del s. II a. C.- no era la ciudad cuya grandeza se ha transmitido hasta nuestros días. Ni siquiera era la Roma de César y mucho menos la de Augusto. No existían aún el Coliseo, el Foro de César, el de Augusto, el Ara Pacis… Roma era una potencia emergente que mantenía cierta hegemonía en Italia gracias a una red de alianzas con los otros pueblos italianos. Por supuesto, el territorio de la República no era, ni mucho menos, el que llegaría a dominar siglos más tarde con el Imperio. En aquel momento, debido a la guerra contra Cartago y, sobre todo, a la presencia de Aníbal Barca y su ejército en Italia, Roma apenas controlaba la Italia central y del sur, Corsica (Córcega), Sardinia (Cerdeña), parte de Sicilia, parte de la costa del sur de la Galia y, en la Península Ibérica, había tenido que retirarse al norte del río Iber (Ebro).

El Mediterraneo Occidental en 210 a. C.
El Mediterráneo Occidental en el año 210 a. C.

Cómo no, el centro de esta emergente República era Roma. La ciudad de Roma apenas había sobrepasado aún la antigua muralla Serviana, que había mandado construir el rey Servio Tulio en el s. VI a. C. Incluso el Campo de Marte, en el exterior de las murallas, estaba excluido en esa época del recinto de la ciudad. También lo estaban el Aventino, el Capitolino y el Arx (la ciudadela). La leyenda decía que el mismo Servio Tulio había creado el pomerium, el recinto sagrado de Roma, aunque no es probable, ya que esta frontera sagrada no seguía exactamente la línea de la muralla; no podía traspasar esta línea -de color rojo en el plano adjunto- nadie que estuviera armado. Los magistrados con imperium no podían condenar a muerte a ningún ciudadano dentro del recinto sagrado, aunque sí ordenar que fuese azotado. Incluso el templo de Bellona, la diosa original de la guerra para los romanos, se encontraba fuera del pomerium, y el Senado se reunía allí para hablar de guerra. Hasta las legiones que desfilaban en triunfo por las calles de la ciudad estaban obligadas a dejar sus armas fuera del recinto, en el Campo de Marte, donde solían acampar la noche anterior a dicho evento.

Así era en el año 210 a. C., aproximadamente, la ciudad que se enfrentaba a su enemigo irreconciliable, Cartago, por segunda vez en menos de cincuenta años.

Roma
Plano de Roma.

Los vacceos I: El país de los vacceos.

Esta es la primera de una serie de entradas para que aquellos que os decidáis a leer Aro, el guerrero lobo os familiaricéis con el mundo en que probablemente vivieron Aro y los demás personajes de la obra. Lo haré desde un punto de vista informativo, sin adelantar absolutamente nada del argumento de la novela. No va a haber spoilers. Sólo pretendo que a través de imágenes y comentarios breves, os hagáis una idea de cómo eran la tierra de los vacceos, Roma, Cartago y el Mediterráneo Occidental en la época en que transcurre la obra; para que conozcáis cómo vestían, dónde vivían o qué comían los vacceos, cómo iban armados sus guerreros… En definitiva, todo aquello que pueda ayudaros a imaginar mejor a los personajes de la obra cuando estéis leyéndola.

En esta primera entrada y mediante el mapa adjunto, os presento el país de los vacceos. Se corresponde con la cuenca media del Duero, lo que actualmente es el centro de Castilla y León: toda la provincia de Valladolid y parte de las de Zamora, Salamanca, León, Palencia, Burgos, Ávila y Segovia.

El país de los vacceos.
El país de los vacceos.

Las fronteras de este territorio nunca fueron fijas; cambiaban de manera continua, dependiendo de la fortaleza de los vacceos o de sus vecinos. Pero de forma aproximada, el río Astura (Esla) era la frontera con los astures. En el norte, la frontera con los cántabros y turmódigos era una línea entre los ríos Astura, Pisorica (Pisuerga) y Arlanza a la altura de Viminatium (Sahagún) y Segisamo (Sasamón). La frontera del este con berones, pelendones y sus parientes los arévacos no estaba muy definida. Al sureste y sur, el Sistema Central constituía la frontera con los carpetanos y vettones. Y por fin, al suroeste, el límite con los vettones estaría alrededor del Tormes. Por ejemplo, se sabe que Helmántica (Salamanca) perteneció unas veces a los vettones y otras a los vacceos.

En cuanto a las ciudades (oppida), mientras que la ubicación de algunas de ellas -como Pallantia (Palencia) o Cauca (Coca)- se conoce con exactitud, los arqueólogos e historiadores aún no se ponen de acuerdo sobre dónde se situaron otras, como Albocela, Amallóbriga o Intercatia. Yo no soy historiador, sino escritor, y por ello me he permitido elegir entre las distintas ubicaciones candidatas a haber sido una ciudad vaccea (oppidum), para ambientar mi obra. Las ubicaciones que se muestran en el mapa corresponden a las que yo considero más probables y, por tanto, he elegido para Aro, el guerrero lobo.