Archivo de la etiqueta: Roma

Alquibla sortea un ejemplar de “Aro, el guerrero lobo”.

La web literaria y cultural Alquibla sortea un ejemplar de Aro, el guerrero lobo. para participar sólo hay que responder una sencilla pregunta. Puedes conocer las instrucciones para participar en el sorteo haciendo click aquí. ¿Te animas a participar? Si es así, ¡te deseo mucha suerte!

Muchas gracias a Eva María Galán Sempere, administradora de Alquibla, por proponerme la realización de este sorteo.

portada

Anuncios

Las Guerras Púnicas. Juego de los errores.

Te invito a jugar a un juego. Se trata de un curioso vídeo que he encontrado en YouTube, titulado “Las Guerras Púnicas”. No incluye imágenes reales, es una animación, con unos cuantos errores, y sólo dura diez minutos. Puedes verlo pulsando aquí.

Después de verlo, si quieres, puedes leer los fallos que he detectado, aunque seguro que se me escapan otros. Te invito a que añadas los que has visto, si quieres añadir alguno, por supuesto.

Estos son los fallos que he podido detectar:

  1. Min. 1:30. Afirma que Asdrúbal fundó Cartago Nova. El nombre cartaginés de la actual Cartagena es Qart Hadasht. Cartago Nova es el nombre latino que le puso Publio Cornelio Escipión tras su conquista en 209 a. C.
  2. Min. 2:13. “Tras las conquistas de Salamanca, Zamora y Ávila”… y el mapa muestra Helmántica, Cimura y Obila… La expedición de Aníbal en 220 a. C. se dirigió contra las ciudades vacceas de Helmántica y Albocela. Los nombres de Cimura para Zamora y Obila para Ávila son, cuanto menos, dudosos. En el caso de Zamora, la ubicación más común por parte de los historiadores es la de Ocellum Durii.
  3. Sigue diciendo que tras la conquista de estas ciudades vacceas, en 219 a. C., se dirigió a Sagunto. Esto es falso, puesto que tras atacar Helmántica y Albocela, Aníbal se retiró hacia el sur, no hacia el este. Incluso hubo una batalla cuando los cartagineses vadeaban el Tajo de vuelta hacia el sur, puesto que los vacceos y los carpetanos les atacaron.
  4. Min. 4:07. Tras la batalla de Cannae, “El ejército de Aníbal se encontraba a las puertas de Roma”. Entre Cannae y Roma hay aproximadamente 400 Km. Eso no es estar a las puertas de Roma…
  5. Min. 4:20. “El Senado encomienda a Escipión…” Había mucho que precisar sobre lo que ocurrió hasta que Escipión consiguiera el imperium de las legiones para ir a Hispania, que fue en 210 a. C., seis años después de Cannae. Además, el dibujo presenta a un tipo grueso, calvo, entradito en años y en carnes, cuando en aquel momento Escipión tenía 25 años.
  6. Min. 4:45. Aníbal no cabalgó hasta Roma tras Cannae. Al contrario, no accedió a hacerlo a pesar de la insistencia de Maharbal, su comandante de caballería, por diversas razones. Permaneció en el sur de Italia y envió una embajada a Roma para negociar la rendición, cosa que el Senado no aceptó.
  7. Min. 7:20. En el momento de la muerte de su padre y su tío en Hispania, Publio Cornelio Escipión no era, en absoluto, el general más brillante de Roma. Ni siquiera era general. Había sobrevivido en Cannae, donde no era más que un tribuno militar. El Senado no tuvo más remedio que entregar a un tipo de 25 años, sin experiencia en el mando de ejércitos, el imperium de las legiones que irían a Hispania. No había más candidatos para hacerlo. Sólo se presentó el joven Escipión y, ante la insistencia del pueblo romano, el Senado no tuvo más remedio que concederle el mando. Era tan joven, que no se le concedió ninguna magistratura; simplemente era un privatus cum imperio.
  8. Min. 7:45. Gades no fue tomada por los romanos. Se rindió a ellos aprovechando la salida del ejército cartaginés para una expedición que trataba de reconquistar Cartago Nova.
  9. Min. 8:10. ¿Cien legiones? En Zama, Escipión contaba con dos legiones (más las dos alae correspondientes), 7000 voluntarios llegados desde Roma y 6000 infantes y 4000 jinetes númidas. En total, unos 31000 infantes y menos de 7000 jinetes. Un ejército menor que el de los cartagineses, que contaban con alrededor de 45000 infantes y 4000 jinetes.

Un paseo en 3D por la antigua Roma.

Si deseas darte un paseo por la antigua Roma, contemplando el Foro Imperial, el grandioso Circo Máximo o el magnífico Anfiteatro Flavio, o si lo que deseas es conocer la tecnología utilizada por los antiguos romanos para construir su Urbe, esta es la web adecuada.

Como explica en su web, Rome Reborn es una iniciativa internacional cuya meta es la creación de modelos tridimensionales que ilustren el desarrollo urbano de la antigua Roma, desde los primeros asentamientos en la Edad del Bronce sobre el 1000 a. C.) hasta el principio de la Edad Media (sobre el 550).

Después de solicitar opiniones de diferentes expertos, los creadores de la web han decidido que el año 320 era el mejor para empezar con el modelado. La mayor parte de los restos que sobreviven datan de esa época, y la reconstrucción es menos especulativa de lo que lo sería en épocas anteriores.

en este momento, el proyecto se encuentra en la versión 2.2, y lo que se puede ver en la sección “Gallery” son varias imágenes de dicha reconstrucción virtual y varios vídeos, como el recorrido virtual por Roma, la tecnología de los romanos o la historia de Roma.

Es una web muy interesante, esperemos que sigan adelante con el proyecto y creen ese desarrollo urbano de Roma que se han propuesto.

Puedes visitar Rome Reborn pulsando aquí.

La Noche de los Libros 2016

Para mí fue una experiencia fantástica. Compartir mesa redonda con otros tres autores, de trayectoria sólida, mucho más extensa que la mía, fue un regalo. Un regalo que me ofreció Hislibris y que no dudé en aceptar. La mesa redonda “Palabra de Historia – Hechos y ficción en la novela histórica de la España Antigua” se celebró en el bello marco del Museo Arqueológico Regional de La Comunidad de Madrid, en Alcalá de Henares.

Museo Arqueologico Regional CAM

Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid (Alcalá de Henares).

La mesa fue moderada por Javier Baonza, editor de Evohé y miembro de Hislibris. Escuché a León Arsenal, Gabriel Castelló y Arturo Gonzalo Aizpiri, traté de asimilar sus palabras, intenté recordar sus experiencias como autores. También participé, compartiendo lo que he aprendido en mi aún corta andadura en el oficio de las letras.

Mesa Redonda 1

Gabriel Castelló, León Arsenal, Javier Baonza, Augusto Rodríguez y Arturo Gonzalo Aizpiri.

Fue un interesante intercambio de opiniones e impresiones. El tiempo pasó volando; creo que todos hubiéramos seguido allí un buen rato, disfrutando de las palabras de estos tres enormes autores, de la inteligente conducción por parte del moderador y de las oportunas intervenciones del público asistente.

Espero volver a ser afortunado de compartir mesa con alguno de ellos en el futuro. Será una nueva ocasión para seguir aprendiendo.

Mesa Redonda 2

Reseña de «Aro, el guerrero lobo» en historia con minúsculas.

Os presento una nueva reseña sobre «Aro, el guerrero lobo». Esta vez es Balbo, el administrador del blog Historia con minúsculas y colaborador de Hislibris quien la ha escrito. Desde aquí quiero dar las gracias a Balbo por su interés en leer mi obra y por escribir la reseña que podéis leer pulsando aquí.

Aro, en árealibros.

Luís Martínez González habla de “Aro, el guerrero lobo” en una entrada en la web literaria árealibros.

Si quieres leer lo que dice sobre Aro, pincha aquí.

borrador_portada_2

Los romanos III. El ejército.

La legión romana republicana del período transcurrido entre el inicio de la Segunda Guerra Púnica y las reformas de Cayo Mario, a finales del s. II a. C., es la conocida como legión polibia o legión manipular. Este nombre se debe a que la unidad fundamental dentro de las legiones de esta época era el manípulo, formado por dos centurias de entre 60 y 80 legionarios. El número de hombres de una legión variaba, aunque a partir de 216 a. C. se estableció  en 5.000 infantes y 400 jinetes.

No se trataba de un ejército profesional, sino de ciudadanos romanos con una edad determinada y una renta mínima, que en el s. III a. C. era de 1.100 denarios pero que durante la Segunda Guerra Púnica se redujo a los 400 denarios. Los proletarii estaban excluidos. La legión no era un cuerpo uniforme. Describo a continuación los diferentes tipos de legionarios que la formaban; no lo haré en profundidad, porque esta descripción se hace en Aro, el guerrero lobo, y no voy a hacerme spoiler a mí mismo. Esta explicación, acompañada de imágenes, está destinada a que os hagáis una idea visual de cómo vestían e iban armados los legionarios de cada una de las unidades de la legión en la época del relato.

El ejército romano estaba formado por:

  1. Las legiones.

Existían cuatro tipos de soldados de infantería:

  • Velites. La infantería ligera. Eran los más jóvenes y pobres de los ciudadanos alistados. Iban armados con un pequeño escudo circular, una espada y un haz de pequeños venablos. No llevaban armadura, salvo un casco de cuero que solían cubrir con la piel de algún animal.
  • Hastati. Eran, junto a los principes, la flor y nata de la legión, los hombres en la plenitud de la edad pero con experiencia en combate, aunque los hastati eran más jóvenes y tenían menos dinero que los principes. Llevaban armadura ligera, el pectorale, una pequeña pieza de metal que les protegía el pecho, y un casco de bronce o hierro de los tipos Montefortino, ático o etrusco-corintio, que adornaban con plumas o con crines de caballo teñidas. Portaban el gran scutum rectangular con las puntas redondeadas y oblongo, dos pila o jabalinas arrojadizas y una espada, el gladius hispaniensis.
Triarius, hastatus o priceps y velite (Peter Connolly).

Triarius, hastatus o priceps y velite (Peter Connolly).

  • Principes. Eran hombres algo mayores que los hastati, más experimentados que estos e iban equipados de manera similar. Los que podían permitírselo, podían comprar una cota de malla o lorica hamata.
Princeps.

Princeps.

  • Triarii. Eran los veteranos de la legión, los hombres con más edad y más experiencia. Su armamento era diferente al de los anteriores legionarios. Aparte del casco de los mismos que los anteriores, llevaban una lanza larga, el gran scutum, el gladius hispaniensis y se protegían con cota de malla.
Triarius.

Triarius.

  1. Los aliados.

Además de los legionarios romanos, los socii, es decir, los aliados italianos –y más tarde los hispanos- aportaban su contingente al ejército, las alae, que formaban en los flancos, como su nombre indica. Los aliados debían aportar al ejército un número de hombres equivalentes a los que aportaba Roma, es decir, en un ejército consular de dos legiones romanas había un número equivalente de aliados. Al principio, estos aliados iban armados con su armamento propio, pero con el tiempo fueron asimilándolo al de los romanos.

Aliados itálicos (Richard Hook).

Aliados itálicos (Richard Hook).

  1. La caballería. La caballería romana estaba formada por los equites, es decir, hombres del ordo equester, es decir, aquellos que tenían el dinero suficiente para poseer un caballo. Iban armados con casco, escudo circular, lanza o jabalina y una espada –la spatha– más larga que la de la infantería para combatir mejor a caballo. Se protegían con coraza de lino prensado, de cuero o de bronce. Bajo la túnica solían llevar calzones hasta la pantorrilla, para prevenir rozaduras.
Caballería romana.

Caballería romana.

Por lo general, la caballería romana formaba a la derecha del ejército y la aliada a la izquierda. Dada la endeblez de la caballería romana, los aliados estaban obligados a aportar al ejército una cantidad mayor de jinetes, generalmente el triple de los jinetes romanos.

Legionarios en Hispania (Angus McBride).

Legionarios en Hispania (Angus McBride).

Legionarios.

Legionarios.

Así eran las legiones de Roma en la época de Aro, el guerrero lobo. Por tanto, lector, cuando leas sus páginas, por todos los dioses, no pienses en los romanos del cine, especialmente en los de Gladiator. No había escudos cuadrados pintados de rojo con alas amarillas. No había uniforme. No había coraza de placas de hierro o lorica segmentata. Y, ni en esta época ni en ninguna, los legionarios llevaban capa roja. Esta prenda, el paludamentum, era propia del comandante en jefe del ejército. Recuerda las imágenes de este blog y conseguirás que las almas inmortales de Publio Cornelio Escipión, Cayo Claudio Nerón o Tiberio Sempronio Graco te lo agradezcan eternamente desde el Elíseo o el Hades.

Oficiales romanos.

Oficiales romanos.